EL LAGARTO CON UN ESTÓMAGO DE HIERRO – Por Jack Ewing

En los últimos años, en la Hacienda Barù, las iguanas negras (Ctenosaura similis), a veces llamadas “Garrobos”, se han acostumbrado tanto a las personas que han perdido su miedo natural y tienden a vagar cerca de donde permanecen los humanos. Haber perdido su miedo no significa que sean amables o amigables, solo que no huyen cuando uno se acerca. Todavía intentarán darte un mordisco desagradable si intentas tocarlos. Una vez, un amigo cometió el error de intentar darle comida a una, pero la iguana negra le quitó un trocito de la mano junto con el pedazo de galleta que le ofreció. Nueve puntos y un montón de antibióticos, más tarde, él me contó la historia y me mostró la fea y desgarrada cicatriz.

male-garrobo-2

Los garrobos comerán casi cualquier cosa. Una vez vi uno sentado sobre un tronco con su cabeza cerca de una flor roja brillante. Cuando un colibrí vino en busca de néctar, la iguana negra lo agarró en la boca y se lo comió. Una compañera de trabajo vio que una comía un sapo. Debe tener un estómago de hierro para aguantar el veneno en la piel del sapo. Los perros se enferman mucho y, a veces, se mueren solo por agarrar un sapo en la boca y luego escupirlo rápidamente. Uno de nuestros huéspedes una vez tomó una hermosa foto de un garrobo comiendo un cangrejo, otro ejemplo de ese sistema digestivo de gran potencia. Twan Leenders, en su maravillosa guía de campo Reptiles of Costa Rica, menciona un informe de un Ctenosaura que comió un murciélago. También menciona informes de adultos que comen juveniles de su propia especie.

No hemos observado eso en Hacienda Barú, pero un compañero una vez tomó una foto de una iguana negra adulta que se comía una joven iguana verde.

garrobo-eating-crab

En realidad, todos estos incidentes son casos excepcionales y no representan la dieta normal de una iguana negra adulta. Las frutas, las hojas y otras materias vegetales constituyen la mayor parte de su comida. Proteína animal, como las comidas descritas anteriormente, son extras que se toman con gusto cada vez que se presenta la oportunidad. Por otro lado, los juveniles se alimentan principalmente de proteína animal en la forma de insectos y otros pequeños artrópodos.

female-garrobo

Durante la temporada seca en Hacienda Barú Lodge, Ctenosaura similis suele esconderse en alcantarillas que pasan por debajo de los senderos y caminos de acceso. Los huecos en los árboles también proporcionan refugio. En días de verano pueden observarse en los senderos que rodean los jardines tomando sol. A un macho adulto grande que llamamos “Pepe” le gusta tomar el sol en una mesa cerca de la piscina. A menudo se pueden encontrar dos o más cerca de los árboles de marañón cuando la fruta cae en el suelo. La parte carnosa es lo que comen. Incluso sus estómagos de hierro no aguantan las semillas altamente tóxicas. Una fruta llamada “noni” es otra de las favoritas.

Iguana Negra

Uno o dos garrobos usualmente reclaman el territorio cerca del restaurante e incluso a veces caminan sobre la barandilla cerca de los clientes. En raras ocasiones cuando entran, el personal del restaurante rápidamente los ahuyenta. Sin ser visto por el personal, uno se escabulló en el área de comedor una mañana brillante y se dirigió a una mesa cercana donde un huésped estaba disfrutando de un desayuno tranquilo. La iguana se subió a una silla vacía y de allí a la mesa, donde rápidamente devoró los huevos revueltos del caballero. “Ahí Dios mío”, exclamó en voz alta, totalmente asombrado ante la vista del lagartijo escamoso, espinoso, de aspecto prehistórico que le robó el desayuno. Después de echar su silla rápidamente hacia atrás, se dio cuenta de que no había peligro y se sentó con una gran sonrisa observando el espectáculo. La salonera se apresuró a sacar el reptil del restaurante con una escoba y se disculpó con el huésped. Habiéndose recuperado de su shock inicial, el hombre le aseguró que había disfrutado inmensamente todo el episodio. “¿Cobras extra por un espectáculo como ese?”, Se rió. Un par de nuestros guías capturaron al garrobo ofensor, y lo llevaron lejos del restaurante antes de soltarlo.

Y, si todo eso no es lo suficientemente impresionante, el libro Guinnes Book of World Records dice que la iguana negra es la lagartija más rápida del mundo, 34.6 kph.
Está absolutamente garantizado ver una durante su visita a Hacienda Barú Lodge

garrobo-eating-green-iguana-edit